facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


La Alfabetización en México. Avances Impresionantes, pero Insuficientes

Escrita el 06, Octubre del 2015

El mes de septiembre de cada año representa un reto, a la vez que una oportunidad, para mostrar a las personas de otros países quienes somos los mexicanos. De dónde venimos y hacia dónde vamos.Estimados lectores, en mi artículo correspondiente al mes de septiembre, me referí a las celebraciones mundiales por el Día Internacional de la Alfabetización y de manera particular al proceso educativo en México.


En esta nueva oportunidad, me voy a permitir exponer la evolución de los programas nacionales que han pretendido desaparecer el analfabetismo, recurriendo a diferentes reformas educativas, que en no pocos casos, los gobiernos en turno han dado en llamar “revolución de la educación”; “reforma educativa”; “plan nacional de erradicación del analfabetismo” y otros títulos.

El siguiente ejemplo nos muestra la verdadera historia del analfabetismo en México y al mismo tiempo, los grandes esfuerzos realizados para abatir dicho problema de manera sustancial. Las cifras sobre la situación de la educación en México -específicamente sobre los porcentajes de analfabetos-, contrastados con la población de 15 años o más, muestran los grandes rezagos existentes en ciertas etapas de la historia; los que sin embargo, en la actualidad muestran una importante disminución, en los distintos niveles en que está dividido el sistema educativo mexicano.

Las estadísticas se deben leer con cierta consideración, tomando en cuenta las limitaciones tanto metodológicas, como de recursos humanos de épocas pasadas. Durante la colonia se realizaron diversas actividades censales, cuyo documento más antiguo es la “Suma de Visitas de Pueblos por Orden alfabético”, elaborado en el siglo XVI por los frailes evangelizadores. No obstante, el trabajo estadístico más importante de esta época es el Censo realizado durante el gobierno del Virrey Juan Vicente Güemes Pacheco de Padilla, Conde de Revillagigedo,  realizado entre 1790 y 1794; lo que arroja que para esos años la población total del país ascendía a 4.5 millones; de los cuales el 97.77% no sabían leer, ni escribir. 

Los censos oficiales sobre población datan del año 1895, cuando se realizó el Censo General de la República Mexicana, el primero de su tipo que se realizó en el país y presenta información al 20 de octubre de ese mismo año; en el cual se observa que la población total del país ascendía a 10.17 millones, de los que 8.27 no sabían leer ni escribir (81.32%). Unas décadas después en el momento en que estalla la Revolución Mexicana en 1910, México contaba con 14.79 millones de habitantes, de los cuales 10.31 eran analfabetos, representando un 69.73% de la población de 15 años o más de iletrados.

Si comparamos los datos de la primera década del siglo XX, con la segunda (1920) cuando se consideró el final de la Revolución –no obstante la inestabilidad política y lo precario de la economía-, el censo sufrió un retraso y se publicó en 1921. En dicho conteo aparece que, la población total de México ascendía a 14.33 millones (con una disminución de 460 mil personas, por los efectos de la guerra, además de los que debieron haber nacido durante esa década), de los cuales 9.35 millones eran analfabetos, representando un 65.27%. 

Partiendo de los datos anteriores, nos trasladamos a la mitad del siglo XX (1950) año en el cual se contabilizaron 25.79 millones de habitantes, de los que 8.94 aparecen como analfabetas, equivalentes a 34.66%. Posteriormente, dando otro salto de 50 años, llegamos al año 2000, al final del siglo XX, contabilizando 97.48 millones, de los cuales 5.94 se consideraron analfabetas, equivalentes al 9.5% y, finalmente, en 2010 año en el que la población llegó a 112.33 millones aparecen todavía 5.39 millones de personas iletradas, representando el 6.9% del total. Para tener otra perspectiva del asunto que aquí se trata, inserto la siguiente gráfica:

Porcentaje de la población analfabeta de 15 años y más (1970, 1990, 2000 y 2010) 1



Por otra parte, de acuerdo con datos del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), se considera que entre 2010 y 2014 se lograron ciertos avances; no obstante que la información muestra que 4.79 millones de mexicanos son analfabetas, lo que significa todavía un fracaso y una falta de cumplimiento de los derechos humanos de un sector de la población, mayoritariamente compuesta por mujeres y personas de la tercera edad.

También resulta importante destacar como los Estados de la República donde se muestra un mayor atraso en el desarrollo económico-social, las cifras de analfabetismo son impresionantes: “Oaxaca el estado en que mayor analfabetismo se reporta en el 2014, pues las estimaciones del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos calculan que este año el analfabetismo es de 15.8% respecto del total de la población mayor de 15 años.

En segundo lugar nacional se encuentra el estado de Chiapas, con 14.4% del grupo de población señalado, en condiciones de analfabetismo; mientras que el tercer mayor índice se encuentra en el estado de Guerrero con 12.9%. Le siguen en ese orden el estado de Veracruz, con un 9.5%; así como los estados de Michoacán y Puebla con un indicador de 8.1% y 8%, respectivamente.”2 Según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) dados a conocer el 8 de septiembre del presente año -a propósito del Día Internacional de la Alfabetización-, 6 de cada 100 hombres y 8 de cada 100 mujeres de 15 años y más no saben leer ni escribir (del total de analfabetas 60% son mujeres y 40% hombres).En los últimos 15 años, el analfabetismo en las mujeres pasó de 15% a 10% y de 9% a 7% en los hombres, en el mismo periodo.

Para enfrentar este problema el INEA lanzó la “Campaña Nacional de Alfabetización y Abatimiento del Rezago Educativo 2014-2018”, con la que se realizará un esfuerzo sin precedente en los últimos 70 años y que tiene como objetivo declarar a México como un país libre de analfabetismo, de acuerdo con los parámetros internacionales, además de incrementar el número de mexicanos con primaria y secundaria. ¿Realmente lo veremos?

Existen varios análisis con diferentes enfoques, como el que se refiere a los sectores de la población urbana y rural, poniendo a estos últimos en desventaja no solamente en lo que se refiere a capacitación, sino también al posible acceso a la cultura y, al mercado del trabajo.

Otros puntos de vista hacen notar que, no obstante los avances en materia de alfabetización y los esfuerzos que se anuncia se llevarán a cabo, dentro de los alfabetizados existe un número importante de “analfabetos funcionales”; es decir, aquellos que en un momento aprendieron a leer y escribir, pero que al no continuar una educación formal por lo menos durante 3 o 4 años (según parámetros de la ONU), puede perder vigencia lo aprendido. Finalmente, las estadísticas muestran las cifras y porcentajes de niños que están cubiertos por el sistema educativo en los niveles de pre-primaria y primaria, pero no siempre está presente la consideración sobre la deserción escolar o el bajo rendimiento en el aprendizaje.

Cabe enfatizar que, el analfabetismo en nuestro país constituye uno de los problemas sociales y educativos que han persistido como signo de desigualdad y de pobreza, a través de los siglos. No es suficiente con insertar en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, el Derecho a la Educación, si no se lleva a cabo con eficiencia, con responsabilidad y con un sentido humanista. Tampoco lo resuelve todo aprobar elevados presupuestos, si la burocracia y los maestros irresponsables o sin ética profesional, se llevan la mayor parte. Las instalaciones escolares y los medios didácticos -incluyendo el aspecto muy importante de la alimentación y el deporte para los alumnos, para combatir el sobrepeso y la obesidad-, deben modernizarse y asegurarse de que se lleven a la práctica con los mejores resultados posibles.

El asunto de la educación reclama eficiencia, constancia y honradez, en el cumplimiento de los derechos de los niños, jóvenes, mujeres, indígenas y personas de la tercera edad; así como de las obligaciones por parte de los gobiernos federal, estatal y municipal; de grupos y organizaciones civiles, medios de comunicación, incluyendo a las iglesias de todos los credos; de los congresos federal y locales, sin omitir las responsabilidades de los padres de familia y de la sociedad en general.

( 1) INEGI. Estadísticas históricas de México 2009. México, INEGI, 2010. // INEGI. Censo de Población y Vivienda 2010. Consultado en: www.censo2010.org.mx/ el 27/3/2012. Carranza Palacios, José Antonio y René González Cantú. Alfabetización en México. México, Editorial Limusa, 2006.

(2) www.mexicosocial.org 

Reenviado por Redacción / MasClaro.

Nota original Enlace México

http://www.masclaro.mx/


alfabetizacion