facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


México, mercado potencial para Suiza en el continente americano

Escrita el 12, Octubre del 2015

Las inversiones suizas hacia México están en constante crecimiento, debido al gran tamaño del mercado mexicano, su competitividad internacional y su posición estratégica en América, aseveró el jefe de la División para las Américas de la Secretaría de Economía suiza, Philippe Nell.

México ofrece un mayor potencial para la economía Suiza, destacó el funcionario, al recordar que en los últimos 70 años ambos países han construido una relación sólida con un importante intercambio comercial, tecnológico y educativo.

Para 2016, inversionistas suizos quieren construir dos plantas en Querétaro, una para la producción de monofilamentos gruesos que se utilizan en serigrafía, bandas de transformación y la industria textil.

Y otra para elementos de flexión de aire y sistemas de flujo de aire para la fábrica local de Audi, indicó.

Mientras que en San Luis Potosí se planea construir una planta de ruedas de alineación ligera para autos y vehículos comerciales, con una inversión de 90 millones de dólares.

Resaltó que actualmente se lleva a cabo un proyecto para la producción de iluminación LED para el sector automotriz, en el que se pretende invertir aproximadamente cinco millones de dólares en los próximos cinco años.

Philippe Nell comentó que la balanza comercial entre ambos países es simétrica. Entre 2014 y 2015 el valor de las exportaciones suizas a México fue de 1.741 billones de francos y las importaciones fueron de 1.783 billones.

Entre enero y junio del presente año las exportaciones e importaciones suizas a México cayeron 25 y 18 por ciento respectivamente, porque ya habían llegado a un límite importante en el que son normales las variaciones a la baja, indicó.

Mencionó que en 2013 el valor de las inversiones suizas en dicho país fueron de 12.8 billones de francos, con más de 52 mil empleos.

El jefe de la División para las Américas de la Secretaria de Economía suiza resaltó que hoy el país europeo busca abrir nuevos mercados extranjeros.

Además de encontrar la mejor forma de producir 40 por ciento de su energía, la cual actualmente se hace de manera nuclear, pero que ya no puede ser así después del accidente en Japón.

Y resolver el mandato del pueblo suizo de limitar la migración laboral, ya que para hacerlo se necesita modificar el acuerdo comercial que se tiene con la Unión Europea y lo cual afectaría los contenidos económicos del mismo, además que su país requiere de migrantes para su fuerza laboral.

Agregó que limitar el empleo a alemanes, franceses, españoles y otros europeos que pretenden laborar en Suiza, sería un riesgo porque su población está envejeciendo y podría colapsar sus sistema de pensiones.

Por otra parte, destacó el éxito de su sistema de educación dual, en el cual los jóvenes, desde los 15 años van tres días a la semana a trabajar a la empresas bajo la figura de aprendices, y dos días van a la escuela para recibir conocimientos teóricos.

Con este plan de estudios, el desempleo entre la población joven es de no más de 3.5 por ciento, pues la mayoría encuentra un empleo al terminar sus estudios, además de que tiene la posibilidad de continuar una carrera profesional en el sistema tradicional luego de obtener un certificado.

Relojería fina, tradición de Suiza

Este país se ha distinguido por la calidad y los diseños en su relojes, que van desde los de uso para la población en general hasta los diseños exclusivos no sólo en la carátula, sino también en la maquinaria, para lo cual el cliente debe pagar millones de dólares.

En un recorrido por Vacheron Constantin, la fábrica de relojes más antigua del mundo con 260 años, su director internacional, Yann Bouillonnec, dijo que cuentan con una amplia gama con precios que van de los 15 mil francos hasta millones según sea el grado de complejidad de la máquina y los materiales.

Lo que se conoce como las joyas de un reloj, son el número de orificios en las pequeñas piezas de su maquinaria que sirven para unitarias entre sí, y lograr un preciso mecanismo para que todas las funciones (manecillas, segundero, fechador por día, mes, año o según sea el modelo) y otras acciones que se le hayan integrado se lleven a cabo de manera perfecta.

Entre más joyas más complejo será el mecanismo y eso aprecia el valor del reloj, por ejemplo, uno de 40 joyas tiene un costo de 600 mil francos. La empresa tiene tres relojeros que en promedio hacen tres piezas cada uno por año. En México se han vendido menos de mil relojes provenientes de esta fábrica.

Como parte del sistema de educación dual nacional, esta empresa recibe cada año a cinco estudiantes interesados en hacer carrera en este rubro, quienes pasan tres días a la semana en los laboratorios de piezas, pilotes, ensamblado y producción según van avanzando en su enseñanza.

En Lausanne se ubica la empresa Bobst, que hace las máquinas para producir los empaques de los productos que van desde cajas de todos tamaños hasta hologramas y bolsas para frituras.

La compañía Nestlé es otro ejemplo de la participación privada en la educación dual. Es una de las primeras que en México está replicando este modelo mediante un convenio con el gobierno de este país para recibir estudiantes del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep).

Quesos suizos, una rica herencia

Además de los relojes, los quesos suizos son también famosos en el mundo por la calidad con que se producen, aunque no han logrado penetrar con fuerza en América Latina, porque su sabor es un poco fuerte.

Algunos de estos productos lácteos se hacen de manera artesanal o industrial, pero en ambos casos se requiere de un largo tiempo de maduración antes de que salgan al mercado.

En la quesera Emmental, donde se producen los quesos del mismo nombre, se hacen solamente tres o cuatro pie-/ artesanales cada año, mientras que la producción industrial si es mayor. En 2014 exportó 60 mil 941 kilos de queso a México.

Reenviado por Redacción / MasClaro.

Nota original Diario Yucatan

http://www.masclaro.mx/