facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Educación y salud, ejes importantes para la vida y éxito de los mexicanos Peña Nieto

Escrita el 17, Marzo del 2016

Meta, objetivo, anhelo, propósito. Obsesión -casi- del presidente de México, Enrique Peña Nieto: Educación de Excelencia. Salud plena; total. “Para que los mexicanos sean. Realicen ideales. Cumplan ambiciones. Y que se vean libres de enfermedades y taras. Educadores verdaderos. Estudiosos y aptos para transmitir el conocimiento. Médicos. Investigadores Científicos. Técnicos. Enfermeras. Radiólogos. Dietistas. Estudiosos de los dolores y de su cura. Estos son apenas dos de los grandes afanes del PRI Gobierno de la República que me honro en presidir. Día a día avanzamos…

Ayer el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, inauguró, recorrió, comprobó instalaciones, edificios, equipos y personal  del Centro Militar de Ciencias de la Salud. Por el rumbo  de la pérdida escultura nombrada “La yegüita”. Lomas de Sotelo. Inmediaciones, terrenos de la Secretaría de la Defensa Nacional. Complejo que abriga al Centro de Detección Oportuna de Cáncer de Mama. Moderna tecnología para el Centro de Oftalmología. Aulas modernamente  equipadas para la formación de militares -mujeres y hombres- y civiles  que procuran saber para mejor aliviar.

Día -el de ayer- cuya atmósfera envenenada -letal en alto grado- obligó a modificar en cosa de instantes un programa largamente preparado, ensayado, aprendido y perfeccionado. Aire de mortíferas emanaciones puso a prueba el genio y la organización de los responsables de los Altos Mandos de las Fuerzas Armadas Mexicanas. El general secretario de la Defensa Nacional  Salvador Cienfuegos Zepeda y el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, secretario de Marina Armada de México determinaron -sin dilación- trasladar la que hubiera sido soberbia y vistosa y ordenada y emocionante ceremonia inaugural en la Explanada del Centro Militar de Ciencias de la Salud a una magnífica reunión en el magnífico auditorio del flamante complejo médico-académico-deportivo.

Antes de la hora 12, ambos personajes -seguidos de leales y cumplidos colaboradores- dijeron a este reportero:

“La contaminación nos obligó a cambiarlo todo. Saldrá a la altura. Ya verá…”

Y justamente lo enrarecido del ambiente citadino. Y sus efectos. Daño a la salud. Alteración de horarios y actividades. Riesgo para los frágiles infantes y los muy débiles ancianos lo mismo que para inválidos incapaces de valerse por sí mismos, fue tema -“coyuntural”, lo definió él mismo- que exhibió ante todos el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

“Instruí ya al secretario del Ambiente para que se estudien y se creen nuevas y útiles normas que pongan fin a estos fenómenos naturales. Que los prevengan. Que se haga lo debido para mejorar el aire que todos respiramos. Su mala calidad enferma a muchos. Afecta a todos. Que busque concertar con los adecuados. Que…

Y sí. Ahí, en primera fila. Junto al secretario de Educación -el muy saludado- Aurelio Nuño Mayer y el serio, reposado Pedro Joaquín Coldwell y el diligente, ágil e imaginativo José Narro -secretario de Salud- estaba el responsable de la Semarnat. Sonreía, sí. Agradecía, sí. Escuchaba, sí.

El ingeniero Paquiano Alamán -descendiente de Don Lucas- de familia de célebres joyeros estaba ahí. En la ceremonia de inauguración del Centro Militar de Ciencias de la Salud. Goza de muy buena fama. Fue diputado federal en la LXI Legislatura. Moderado. Amistoso. Pero. Pero. El secretario Paquiano Alamán sigue la inactividad de su antecesor. Don Juan José Guerra Abud -hoy embajador de México en Italia- que debe su dilatada carrera de legislador, secretario de Semarnat y Legación en Italia a su añeja amistad con el Presidente de la República.

Quizá la instrucción presidencial de ayer, sacuda al muy educado secretario del Medio Ambiente, ingeniero Paquiano Alamán. Quizá. Pues talento y sensibilidad le sobran. Cosa de que se anime. O…

Pues ayer el Presidente de México refirió ante un auditorio atestado su emoción ante los esfuerzos, los trabajos, los sacrificios -entrega sin condiciones- de los militares mexicanos. “Sirven lealmente a todos los habitantes. No vacilan ante el riesgo. Combaten a los más peligrosos delincuentes. Participan en campañas por la salud de los habitantes de poblaciones distantes. Alfabetizan. Curan. Salvan. Me resulta muy honroso ser -dada mi calidad de Presidente de la República- Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas. México. Todos los mexicanos estamos muy orgullosos de nuestros soldados, marinos y aviadores. Seguridad e integridad territorial están aseguradas…

“Compañeros de Armas de Mar, Tierra y Aire -comenzó a decir el general-secretario Salvador Cienfuegos Zepeda: “Educación. Reforma Educativa. Ahí está la clave del progreso de un pueblo. Educación-repetía el militar de elevada estatura y amable trato. Educación que mejore, perfeccione. En un hecho inédito el Presidente de México, favorece impulsa la educación en los planteles militares. Estamos en esta magnífica obra. Moderna. Flamante. Equipada con lo mejor que existe. Aulas, dormitorios, gimnasio, bibliotecas. Innovaciones en hospitales. Centro para Oficiales de Sanidad.”

Un coro formidable, grave, severo, cálido:

“¡Muchas Gracias, Señor Presidente…”

“¡Muchas Gracias, Señor Presidente…”

De la vida real. De cada gira. De cada ceremonia que se rinde a su investidura. A lo que la cámara de video capta. De la soberbia bienvenida a la sonora salutación: “¡Buenos días, Señor Presidente..
En los planteles militares se vive lo académico, lo científico y se profundiza en lo axiológico:

General Salvador Cienfuegos Zepeda

Y el presidente Peña Nieto les corresponde. Les agradece su esfuerzo. Lo ajustado de su ritual. Hombres bien uniformados, perfectamente armados que pueden esperarlo muchas horas bajo rayos de inclemente Sol.  El Presidente transmite buenos deseos. “Saluden en mi nombre a sus familiares. Ustedes son admirables por su lealtad y entrega. Gracias!”

Así dice. Abre los brazos. Como si felicitara -de una sola vez- a todos. Músicos. Integrantes de la Banda Militar. Bien uniformados. Forrados en grueso paño. Con instrumentos afinados. Y el director que eleva la batuta. Y surge la Música. Las notas del Himno Nacional. La marcialidad de una sonora marcha militar. O la sutileza de una sonata clásica.

“Aquí florece lo Académico y lo Axiológico” -sentenció el general Salvador Cienfuegos Zepeda. Prueba del peso que concede al estudio -su profundización- de los valores esenciales al ser humano.

Y -como lo reveló hace unos días el coronel Médico Traumatólogo Guillermo García Pinto- días atrás se conmemoró un año más de la Escuela Médico Militar. Ayer el general Cienfuegos Zepeda precisó:

“Cumplió 99 años. Esta semana…”

Plantel de don Jesús Kumate Rodríguez. Del recién fallecido don Rafael Moreno Valle. “Hermanos mayores”, los llamó el secretario de la Defensa Nacional.

El presidente Enrique Peña Nieto -pronto hará un año fue operado en el Hospital Central Militar-  vivió una jornada feliz.

Con rectores de distintas universidades. Con el director del ISSSTE el conversador José Reyes Baeza Terrazas quien “pegó la hebra” durante mucho tiempo con el general Cervantes Aguirre -exsecretario de la Defensa Nacional- con Pedro Joaquín Coldwell y el director del Instituto Politécnico Nacional.

José Narro y Aurelio Nuño llegaron juntos.

“Pase usted, Doctor…”

“De ninguna manera Don Aurelio…”

Se prodigaron mutuas atenciones. Buenos observadores -practicantes- de las finas reglas de urbanidad. Que rubricaron con cálidas palmadas a la mitad de firme abrazo.

El presidente Enrique Peña Nieto supo de avances y proyectos en las flamantes instalaciones del Centro Militar de Ciencias de la Salud a través de sendos videos. Documentales  que culminaban con el formidable coro:

“¡Muchas Gracias, Señor Presidente…”

Salud para militares, derechohabientes. Salud para el pueblo. Salud para el bienestar de los mexicanos.

“¡Muchas Gracias, Señor Presidente…”


Reenviado por Redacción / MasClaro.

Nota original OEM

http://www.masclaro.mx/