facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Qué necesita México para crear un ecosistema digital educativo

Escrita el 05, Mayo del 2016

Los gobiernos de todo el mundo han tratado de desarrollar programas educativos que incorporen las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) con el fin de reducir la brecha digital y preparar a los estudiantes para el mundo digital. La mayor problemática actual en los modelos de aprendizaje, es que se está implementando tecnología solo por el hecho de parecer innovador y se ignora que existen otros componentes, como la capacitación de los maestros y su inclusión al mundo digital.

De acuerdo la primera evaluación PISA de la OCDE sobre las habilidades digitales, en países como Australia, Noruega y Suiza, estudiantes que usaron computadoras para materias analíticas y numéricas, reportaron tener una mejora en el ambiente educativo dentro del salón de clases, frente a los alumnos que no utilizaron esta herramienta; en otros países como Israel, México y Serbia, su ambiente empeoró al incorporar la tecnología.

Desde 2013, en Holanda se comenzó a implementar el modelo educativo “de la nueva era” creado por Steve Jobs; propone un aprendizaje autónomo, donde el estudiante es quien establece sus propias metas guiado por el maestro.

Hacia un ecosistema educativo

Un ecosistema es una comunidad de seres vivos cuyos procesos vitales se relacionan entre sí y se desarrollan en función de los factores físicos de un mismo ambiente. Traslademos esto a la educación digital actual. La comunidad son autoridades, maestros, padres de familia y alumnos; los procesos son planes y programas de educación; y los factores son las condiciones geográficas, socioeconómicas y tecnológicas, entre otras.

En el año 2010, se creó en Noruega elCentro Noruego para las TIC en la Enseñanza, cuyo objetivo consiste en la ampliación nacional de la aplicación de las competencias digitales en todos los niveles de enseñanza de los centros educativos. También está dirigido a la formación digital de profesorado y gobierno; además involucra a instituciones públicas y privadas relevantes para crear un sistema que involucre a toda la comunidad.

En México, apenas hace dos años inició el programa de entrega de laptops y tablets a alumnos de quinto y sexto grado de primaria, como parte de la reforma educativa del gobierno federal. ¿Qué ha pasado al respecto? ¿Por qué en nuestro país más tecnología no significa mejor educación como lo señala la OCDE? La respuesta es clara:no existe un ecosistema integral.

Los maestros siguen modelos antiguos de educación; no hay una participación activa por parte de padres de familia; y los estudiantes –nativos digitales– aunque no tienen problema en adaptarse a nuevas aplicaciones o dispositivos, no conocen un sistema definido de aprendizaje digital porque no existe uno.

La empresa mexicana dedicada a la creación de experiencias digitales para la transformación Metagraphos, menciona que existen cuatro puntos para implementar un ecosistema digital integral de educación.

1. Seleccionar la herramienta correcta

La clave para que la tecnología se emplee con éxito es identificar qué solución digital es la apropiada para cada caso. Una tableta puede servir para tomar fotografías como respuestas a un cuestionario o tomar un curso interactivo, pero otras situaciones, como evaluaciones, pueden requerir una computadora de escritorio, o un pizarrón interactivo que fomente la participación colectiva.

2. Preparación de la comunidad

Los maestros han dejado de ser transmisores de conocimiento, se han transformado en mentores y guías, con la tecnología como un medio y no un fin; junto con el gobierno, deben cambiar los programas y preparase para llevarlos a cabo. Los padres de familia tienen que ser incluidos en cursos de capacitación para utilizar los recursos tecnológicos proporcionados por las escuelas, y ayudar a que se refuercen conocimientos en casa. Finalmente los alumnos deberán identificar sus necesidades educativas y separarlas de las lúdicas; elegir el ritmo, la secuencia y el contenido de su aprendizaje digital.

3. Evaluación vs. calificación

La tecnología nos ofrece el beneficio de conocer lo que han aprendido los alumnos en formas diferentes a una puntuación numérica. Con soluciones como gráficas de desempeño generadas al final de un curso, los profesores podrán retroalimentar al alumno al identificar fortalezas y áreas de oportunidad. Además, las mismas herramientas deben ser evaluadas constantemente para saber si funcionan o no, y poder garantizar una mejora continua.

4. Contenidos

Una manera de romper los esquemas digitales en educación, es planear contenidos de valor, dinámicos y homologados para un nuevo sistema educativo digital. Debemos empezar a preguntarnos cuáles son las preocupaciones de los docentes en el aula, y cuáles son las necesidades del alumno; a partir de ahí, que las instituciones desarrollen los programas de enseñanza digital que den cabida a objetivos que generalmente no se podrían cubrir con un libro de texto


Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original Mundo Ejecfutivo

http://www.masclaro.mx/