facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


China y México mantienen fructífera cooperación educativa

Escrita el 26, Agosto del 2016

Las máximas casas de estudios superiores de México han suscrito convenios con varias instituciones mundialmente famosas de China.

El 17 de agosto, se celebró en la embajada de China en México la ceremonia anual de entrega de becas del gobierno chino a 66 jóvenes mexicanos, quienes viajarán en septiembre a China para aprender chino o estudiar distintos grados en diferentes centros de enseñanza superior. Como embajador de China en México, tuve el honor de otorgar los certificados a los becarios mexicanos.

Los intercambios y la cooperación entre China y México en materia de educación son una importante área de los intercambios “pueblo a pueblo”. En junio de 2013, el presidente chino, Xi Jinping, realizó una visita de Estado a México. En la ocasión, anunció la decisión del gobierno chino de ofrecer un total de 300 becas a estudiantes mexicanos en un plazo de tres años, lo que abrió un nuevo capítulo en los intercambios y la cooperación bilaterales en el ámbito educativo. En agosto de este año la viceprimera ministra china, Liu Yandong, hizo una visita oficial a México, donde develó la placa del Aula Confucio ubicada en la Universidad del Caribe de Cancún y atestiguó la renovación del Memorándum de Entendimiento sobre la Cooperación entre el Consejo de Becas de China y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT). En el marco de esta visita, el Ministerio de Educación de China y la Secretaría de Educación Pública de México firmarán un memorándum de entendimiento sobre la cooperación.

Gracias al liderazgo de los dirigentes de ambos países, los intercambios y la cooperación bilaterales en el terreno  educativo se han desarrollado vigorosamente y han arrojado resultados fructíferos. Las instituciones de enseñanza superior de los dos países han profundizado su cooperación. Las máximas casas de estudios superiores de México, tales como la Universidad Nacional Autónoma de México y El Colegio de México, han suscrito una serie de convenios de cooperación con varias instituciones académicas mundialmente famosas de China, incluidas la Universidad de Pekín y la Academia de Ciencias Sociales de China. El intercambio de estudiantes ha sido muy intenso. Según estadísticas, hasta el cierre de 2015, el número de becarios mexicanos en China rondó los dos mil, mientras el número de estudiantes de intercambio y académicos visitantes chinos en México fue cerca de cien. Actualmente se han establecido cinco Institutos Confucio y un Aula Confucio en México y cada año los alumnos matriculados para aprender chino suman varios miles. Además, la Oficina Nacional para la Enseñanza del Chino como Lengua Extranjera, mejor conocida como Hanban, envía profesores voluntarios de chino a varias escuelas primarias y secundarias de México para apoyar la enseñanza del idioma chino. La “fiebre del chino” está en ascenso entre los mexicanos. Las becas completas que ofrece el gobierno chino cada año son cada vez más acogidas por los jóvenes mexicanos y han atraído un gran número de estudiantes destacados de México a ir a estudiar a China. Todo esto demuestra que los resultados fructíferos de la cooperación bilateral en el sector educativo han ejercido una amplia y positiva influencia sobre las poblaciones de ambos países y ha jugado un importante papel en la promoción de las relaciones sino-mexicanas.

“Tenemos que esforzarnos para lograr que mil 300 millones de habitantes tengan acceso a una educación más equitativa y de mayor calidad”. Con esta frase, el presidente Xi Jinping ha indicado el rumbo de la profundización de la reforma en el campo educativo. La fortaleza de un país depende en gran medida de su educación. Si la educación llega a prosperar, la nación será próspera y poderosa. La educación apuntalará la construcción de una sociedad modestamente acomodada en todos los sentidos siempre y cuando China se convierta de un gigante educacativo en una potencia educativa, ofrezca una educación de mayor calidad a su población y cultive más talentos altamente calificados, talentos con la capacidad de innovación y talentos más destacados que satisfagan las necesidades del país en distintos aspectos.

La China de hoy día posee el sistema educativo más grande del mundo. Según estadísticas, en 2015 el número de estudiantes universitarios ascendió a 36 millones 470 mil. La tasa bruta de mátricula en enseñanza superior llegó a 40 por ciento. Hay en el país un total de 2,852 universidades ordinarias y centros de enseñanza superior para adultos. En la actualidad, China se encuentra entre los países con un nivel educativo medio alto. La tasa neta de matrícula en educación primaria y las tasas brutas de matrícula en enseñanza secundaria, preparatoria y superior superan las medias de las naciones de ingresos medio altos. La capacidad del sector educativo para servir al desarrollo socioeconómico va aumentando constantemente. La educación vocacional incorpora cada año cerca de diez millones de técnicos e ingenieros a diversos sectores y capacita anualmente a 100 millones de personas. Durante los últimos cinco años, las universidades ordinarias chinas han formado casi 20 millones de profesionales, inyectando de esta manera una nueva vitalidad al desarrollo de la industria de tecnología avanzada y los sectores emergentes estratégicos. La educación china ejerce una influencia cada día mayor en el ámbito internacional. En 2015, un total de 523 mil 700 chinos fueron a estudiar al extranjero, mientras que 397 mil 600 extranjeros provenientes de 202 naciones y regiones viajaron a China para cursar estudios.

Actualmente, el gobierno de México está realizando esfuerzos para mejorar la calidad ecudativa y la de su población. Ahora es el momento apropiado para que China y México fortalezcan sus intercambios y cooperación en materia de educación para aprenderse mutuamente. Ambas partes deberán trabajar de la mano para ampliar y profundizar incesantemente sus intercambios y cooperación en este sector y promover la interacción entre los dos pueblos, en particular, entre los jóvenes, a fin de que la educación desempeñe un rol positivo en la profundización y ampliación de la Asociación Estratégica Integral China-México.

Embajador de China en México.

Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original Excelsior

http://www.masclaro.mx/