facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


CNTE, normalistas, rechazados

Escrita el 20, Octubre del 2016

Con el paso del tiempo, el magisterio dizque democrático (CNTE), los normalistas y los rechazados-reprobados-oportunistas, han convergido. Esta triada, con tintes fascistoides y radicalismos estalinistas, tienen en jaque al “nuevo comienzo”, a los ciudadanos y a los empresarios. Y no parece haber solución. La CNTE reclama, con parcial razón, la derogación de la Reforma Educativa, la cual sin duda afecta derechos laborales, flexibiliza el trabajo magisterial y somete a los sindicatos a nuevos procesos corporativos y clientelares. Esta reforma no tiene nada de educativa, es un simple instrumento golpeador que usa la “calidad” como pretexto.


Se intenta recuperar la rectoría del gobierno en lo laboral y parcialmente en lo educativo, ambos procesos obsequiados por PAN y PRI, a nivel federal, y PRD, en Michoacán, al SNTE y la CNTE. El secuestro de la educación y el trabajo magisterial incluyó canonjías, generoso dinero público y autonomías sindicales abusivas. El reciente relevo en la Secretaría de Educación en el Estado motivó a la CNTE a afirmar que esperan el “perfil idóneo”, es decir, un personaje que les restaure canonjías y privilegios para seguir medrando con los recursos públicos, mientras preparan a sus huestes radicales para continuar socavando el Estado de Derecho. La CNTE es apoyo fundamental de los normalistas, quienes exigen que las canonjías laborales practicadas por SNTE-CNTE prevalezcan. Son el principal recurso humano para las filas de ese magisterio que sueña con canonjías y la radicalización fascistoide-comunistoide de jóvenes pobres, marginados, ideológicamente sin salidas. El normalismo fue históricamente crucial para la educación en México, pero sus vínculos con partidos políticos (PRI, PRD), grupos de izquierda radicalizados (PP) y prácticas políticas que abanderaron reclamos y luchas históricas en un país pobre, excluyente, corrupto, han privilegiado clientelismo y corporativismo como esencia de sus movimientos. Los rechazados (MAR) que hoy tienen secuestrada a la Universidad Michoacana se montan en reclamos a una institución política y económicamente quebrada, arena de lucha de grupos de derecha e izquierda, partidistas, liderazgos y sindicatos, cuyas prácticas rayan en la corrupción. Estos jóvenes reproducen estas condiciones acríticamente. Reclamar espacios por una educación pública y gratuita no puede escatimar la evaluación de las capacidades, habilidades, desarrollo intelectual, conocimientos, entre otros. En el capitalismo, los gobiernos y las instancias públicas están obligados a atenuar las desigualdades, la exclusión, pero es necesario que todos los actores se responsabilicen. Los procesos sociales, políticos, económicos, no atañen solamente a algunos actores, quienes reclaman, salen a las calles, violentan sus manifestaciones, secuestran y destruyen propiedad privada, tienen que asumir responsabilidades y consecuencias. Normalistas, rechazados y el magisterio dizque democrático buscan socavar el Estado de Derecho. Con todo, la convocatoria de estos tres grupos está circunscrita a sus afines, pues provocan rechazo generalizado, particularmente en el contexto de violencia delincuencial y del Estado mexicano. La “revoluncioncita” que pretenden busca mártires, mas no cambiar el contexto sociopolítico en el que vivimos. En los medios michoacanos, radiofónicos y televisivos hay una campaña contra los tres grupos, que tiende a generar odio y miedo. La comparsa está apoyada por sectores empresariales, gubernamentales y grupos de derecha e izquierda, partidistas o no, pero sobresale un perverso manejo de los conflictos. Se está administrando, no resolviendo. Así como no parece haber estrategia contra la creciente violencia delincuencial, a pesar del discurso triunfalista del “nuevo comienzo”, tampoco los conflictos con el magisterio dizque democrático, normalistas y rechazados pretenden ser resueltos. Lejos está este escribano de clamar por una solución violenta, pero la mediocridad gubernamental es proverbial. Obviedades. 1. El gobierno mexicano construye mediáticamente nuevos golpes contra El Chapo Guzmán; primero, el lamentable ataque contra los soldados, ahora el asesinato de un juez. ¿Faltan pretextos legales para extraditarlo o es muestrario de que no sabe qué hacer? 2. Otros sindicalizados en Michoacán (Sector Salud, Ayuntamiento, burócratas) mantienen en vilo a Morelia, en lo que parece incapacidad y nula visión para resolver. 3. Los relevos del “nuevo comienzo”, en realidad enroques en varios casos, pretenden salvar mediáticamente la ineficiencia y mediocridad de una burocracia que está siendo acomodada en otras instancias. 4. Los arrestos y deportaciones en la frontera México-Estados Unidos al alza en el año fiscal que finalizó el 30 de octubre. Poco más de 400 mil personas, más centroamericanos que mexicanos, y 50 por ciento más de niños no acompañados. 5. Según investigadores de la UNAM, la pobreza en México sigue creciendo. De 52.8 millones en 2010 pasó a 55.3 en 2014. Más concentración del ingreso, marginación, exclusión. 6. Michoacán es cuarto sitio entre los estados con más homicidios dolosos y culposos. Antes destacan Guanajuato, Guerrero y Estado de México; detrás se ubican Jalisco, Oaxaca, Veracruz, Sinaloa, Chihuahua y Tamaulipas. 7. El oficialismo y la derecha mediática usan cualquier pretexto para golpear a AMLO. De la donación de sus propiedades a sus hijos, lo cual a pesar de que abogados y notarios digan que sigue siendo el dueño, ya no las usufructúa, pasaron a falsear y manipular un video de una entrevista en el que se le pretendía exhibir alcoholizado, aunque el autor de la entrevista ya dijo que es falso y mienten los merolicos. 8. El neoliberalismo y la globalización fracasaron, pero los jerarcas del FMI y el BM, en su reciente reunión semianual, siguen con la misma cantaleta: política monetaria acomodaticia, uso de la política fiscal y reformas estructurales.

Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original Cambio de Michoacan

http://www.masclaro.mx/