facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Unicef educación, principal igualador, destaca emergencia por diabetes

Escrita el 12, Diciembre del 2016

Tiene 70 años y no está en sus planes jubilarse, por el contrario, renueva su compromiso de ayudar a la niñez, particularmente a la más desfavorecida para que los gobiernos inviertan en su educación y haya una verdadera igualdad.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) cumplió ayer 70 años celebrando los logros, pero también renovando el compromiso para enfrentar los retos actuales y del futuro.

Se creó en 1946 para atender las necesidades más urgentes de los menores afectados por la Segunda Guerra Mundial, pero actualmente sigue habiendo niñas y niños cuyas vidas están en peligro por conflictos, crisis, pobreza, desigualdad y discriminación.

En entrevista, Christian Skoog, representante de Unicef en México, dijo que las tareas de apoyo de este organismo se rigen por reglas generales, pero siempre se adaptan al contexto de cada país, pues saben que no hay recetas únicas para atender a los menores de las 193 naciones donde tienen presencia.

A lo largo de los años se ha logrado reducir 50% la mortalidad infantil y la falta de educación, “pero sigue habiendo niñas y niños que mueren por falta de alimento, y también hay abandono escolar en países como Sudán”.

Los infantes han sido víctimas antes y ahora, pero un agravante en los tiempos modernos es que se les involucra y se les hace partícipe de los conflictos armados, lamentó.

Indicó que en México, como en el mundo, el objetivo es que se cumplan los derechos de las niñas y los niños como está plasmado en la Convención de 1989, la cual ha sido ratificada por todos los países miembros, a excepción de Estados Unidos.

“El reto es llegar a los más excluidos, a los más alejados, a los niños que viven en la sierra o la montaña en estados como Guerrero, y que no tienen las mismas esperanzas que los niños que viven en las mejores zonas urbanas”, destacó.

Christian Skoog subrayó que la educación es el principal igualador, pues eso les garantiza una vida más digna.

Por ello, además de buscar que todos tengan acceso a una educación de calidad sin importar los ingresos de sus familias, se trabaja para que no haya diferencia por género, ya que las niñas siguen siendo relegadas en algunas comunidades.

Destacó que en México se logró la Ley General de los Derechos de Niñas y Niños y Adolescentes, en el año 2014, y Unicef está apoyando para que cuanto antes se aplique en todos los estados.

Destacó que México ha sido pionero en acciones en favor de la infancia y ejemplo para otros países, por lo que se debe seguir avanzando, y en ese sentido celebró que las autoridades sanitarias hayan declarado emergencia sanitaria por la diabetes.

Y es que en México 30% de los menores tiene obesidad y ése es un factor de riesgo para tener diabetes, por lo cual las acciones que se emprendan desde ahora serán importantes para salvar vidas y ahorrar recursos.

“Hay que luchar desde varios ámbitos, cuidar que se alimenten bien, de manera sana, promover la actividad física, regular la venta de comida y bebidas chatarra y hacer conciencia en la población”, mencionó.

Insistió también en luchar contra toda práctica nociva que rompa con la niñez, como lo son el matrimonio y la maternidad infantil, entre otros factores.

Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original Excelsior

http://www.masclaro.mx/