facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Modelo Educativo y Rezago: La quijada de cristal

Escrita el 04, Abril del 2017

Uno de los retos más importantes en materia de políticas educativas en México, es atender adecuadamente el problema del rezago educativo. ¿De qué hablamos? ¿Cuál es el estado en que se encuentra el rezago educativo en nuestro país? ¿Es ese fenómeno social, la “quijada de cristal” de nuestro “sistema” educativo nacional?

De acuerdo con un estudio reciente elaborado por la UNAM, (ver fuente 1), “el concepto de rezago educativo acumulado en México considera los siguientes componentes: población de 15 años y más que es analfabeta o sin instrucción, que no concluyó la Educación Primaria, o que no inició o no concluyó los estudios de Secundaria”.

Según lo describe la UNAM en el estudio referido, basado en datos del INEGI  y de acuerdo con el censo 2010, en México había hace siete años una población, mayor de 15 años, de 78 millones 400 mil personas, de las cuales más de 32 millones se encontraban en situación de rezago educativo. De ellas, más de 5 millones 400 mil eran analfabetas; más de 10 millones de mexicanos y mexicanas sin concluir la Educación Primaria; y más de 16 millones 400 mil personas sin terminar la Educación Secundaria.

Todavía hace dos años, en enero de 2015, “el titular del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), Alfredo Llorente Martínez, dijo que el analfabetismo es la máxima expresión de vulnerabilidad (social), pues la desigualdad que existe en el acceso está estrechamente unida al bienestar” (Fuente 2:Educación Futura, a partir de una nota de Notimex).  Llorente agregó que  “…el 60 por ciento de los analfabetas son mujeres, de los 5.4 millones de mexicanos que no saben leer y escribir, y 1.5 millones son indígenas”.

¿Cómo se ha atendido este problema durante la última década? ¿Qué responsabilidad tiene el “sistema” educativo formal frente a este fenómeno social? ¿Cuál es la explicación que dan las autoridades educativas federales encargadas de atender este problema nacional?  

Dice el director del INEA que: “El rezago educativo en México no baja debido a varios factores entre los que se pueden mencionar el hecho de que el sistema no ha dado la atención necesaria a los adultos y mayores de 15 años”.  Por otra parte, “Llorente reconoció que el presupuesto para la educación (de adultos) no alcanza a invertir ni el uno por ciento en la atención de las personas  mayores de 15 años...  Expuso (además) que hay factores adicionales de índole cultural que han impedido que los analfabetas acudan a algunos de los servicios que tiene el Estado, además de que influyen también la deserción y el abandono en Educación Primaria y Secundaria formales”.

Eso significa que existe una relación orgánica y funcional (o disfuncional) entre el subsistema de Educación Básica y el rezago educativo: Lo que se haga o se deje de hacer en materia de políticas públicas de la Educación Básica y Media Superior en todo el país, afectará directa o indirectamente a los indicadores del rezago educativo.

Ya desde 2014, el INEA informaba también que: “la deserción afecta a uno de cada dos personas adultas quienes en algún momento se acercan al Instituto con la finalidad de aprender a leer y a escribir como para concluir su Educación Básica”.  Y que en la actual administración federal (2012-2018), “esta deserción se pretende disminuir del 50 al 35 por ciento, a través de una beca de 500 pesos que se le entregará al beneficiario, una vez que hayan concluido los siete meses de su formación básica o alfabetización”. ¿Habrá financiamiento para eso? ¿Cómo evaluar esos procesos y resultados?

Nuevamente uso la analogía de los estadios azteca llenos de jóvenes: “En México, de acuerdo con estimaciones del INEA, se suman cada año entre 400 y 500 mil personas a las filas (tanto) del analfabetismo como del rezago educativo. Según Llorente Martínez, cada año, alrededor de 800 mil educandos abandonan sus estudios de Educación Básica” (ver nota deEducación Futura).

Cifras sin duda preocupantes…

Sobre este tema (el rezago educativo en México), conviene hacer las siguientes preguntas y abrir la discusión sobre las tareas pendientes a realizar, de manera urgente: ¿De qué manera se pretende articular a la Educación Básica formal con la Educación de Jóvenes y Adultos, en situación de rezago? ¿Es posible que desde ahí también se atienda y abata el problema, mediante acciones precisas? Esto lo comento porque aún es vigente la tesis de que la Educación Secundaria es, por sí misma, una institución conservadora y, por lo mismo, expulsora de jóvenes del “sistema” educativo… ¿Cómo se pretende impactar al problema del rezago educativo, con acciones específicas y bien planificadas, desde el Modelo Educativo 2017?

Éstas y otras dudas más surgen al momento de revisar los documentos publicados por la SEP, el pasado día 13 de marzo: ¿Cuál será la ruta de implementación para abatir el rezago educativo durante la próxima década? ¿Cómo vamos a cuidar y a prevenir de duros golpes a esa llamada “quijada de cristal” de nuestra realidad educativa mexicana?

Fuentes:

1)  Narro Robles, José; Martuscelli Quintana, Jaime y Barzana García, Eduardo (Coord.).(2012) Plan de diez años para desarrollar el Sistema Educativo Nacional. [En línea]. México: Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial, UNAMhttp://www.planeducativonacional.unam.mx

2) http://www.educacionfutura.org/no-baja-rezago-educativo-por-falta-de-atencion-inea)

*Profesor de la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Querétaro.

jcmqro3@yahoo.com

Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original SDP Noticias

http://www.masclaro.mx/