facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Mover indicadores, reto educativo

Escrita el 08, Mayo del 2017

Cuando el tema educativo se pone sobre la mesa para analizar, opinar o de manera simple comentar, cómo va el país tras la aplicación de la Reforma que impulsa la administración federal que tiene a su cargo el Presidente Enrique Peña Nieto, de inmediato salen observaciones de todo tipo, que el promedio educativo de los mexicanos no avanza, que el analfabetismo persiste y que los maestros del sureste mexicano son muy conflictivos, es más, que ni son maestros los que aparecen en los movimientos contra la reforma.

A unos días de que celebremos el Día del Maestro, lo que sí podemos decir con orgullo, es que los ciudadanos de Tamaulipas y del país, reconocen en los profesores a esa figura que cambia para bien a los niños y jóvenes, porque dedica muchas horas a su formación durante el tiempo que les toca pasar por las aulas.
Para contextualizar el fenómeno educativo, es indispensable tener en cuenta a los actores principales y, los señalaremos en orden de importancia, según nuestra concepción, los padres de familia, alumnos, maestros y el estado. 
Si el orden fuese al revés, creemos que no es lo correcto, porque los valores inculcados en la familia antes de ir a la escuela, tienen que ver mucho más de lo esperado en el desempeño de los niños y jóvenes durante los años que deben de cursar la educación básica.
El binomio hogar-escuela, tiene que funcionar mejor, sin que ello quiera decir que el otro binomio, estado-escuela haga de manera mecánica la parte que les corresponde, misma que, dicho sea de paso, se hace bien, porque la generación de una Reforma Educativa de gran calado, tiene que dar resultados en la calidad educativa, el aprovechamiento de los alumnos y moverá en un tiempo más corto que en el pasado, los indicadores de la educación.
El promedio de estudio en la población mexicana es de 9.1 años, en un escenario en el que hay entidades como Chiapas y Oaxaca que apenas llegan a 7.2 y 7.5 años, en forma respectiva mientras que, en el otro extremo, en el Distrito Federal y Nuevo León las personas tienen 11.1 y 10.2 años de escolaridad.
Lo óptimo antes de la Reforma eran nueve años, es decir, la educación básica, aunque la inversión que durante décadas ha realizado el estado mexicano en la educación, debería ser para más, es decir, que anduviésemos mínimo por los 12 años, que equivale casi la preparatoria completa.
Con la Reforma y tras extenderse la educación básica hasta el bachillerato, la meta se amplía, con la idea de llegar a los 12 años de estudio en la población mayor de 15 años, es decir, que, de acuerdo a los datos de población al 2015, 86 millones 779 mil 327 personas deberíamos de tener cursada la preparatoria.
México tiene una población de 119 millones 530 mil 753 ciudadanos, de los que, 58 millones 56 mil 133 son varones, lo que equivale al 48.6 por ciento, mientras que 61 millones 474 mil 620 son mujeres, con el 51.4 por ciento y los menores de 15 años son el 27.4 por ciento de la población o sea 32 millones 751 mil 426, los que, se supone todos están en la escuela.
Por cierto, en esto del grado de escolaridad, muestra una tendencia positiva, porque en la población de más de 15 años, en el 2010 el promedio era de 8.6 años y para el 2015, creció en 0.5 por ciento, ya que se ubicó en 9.1 años, lo que equivale a la secundaria terminada. 
El dato no es homogéneo, como ya lo dijimos, por la disparidad entre los estados del norte y los del sureste. Tamaulipas ocupa el sitio 13 del promedio de escolaridad con 9.4 años y está por encima de Chihuahua, Tabasco, Morelos, Jalisco, Durango, Nayarit y Campeche, que se sitúan por arriba del promedio nacional.
Superan a Tamaulipas en escolaridad los estados de Colima, México, Querétaro, Sinaloa, Quintana Roo, Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Baja California Sur, Sonora y desde luego Nuevo León y la Ciudad de México que tienen los dos primeros sitios.
El dato negro de la educación lo da el analfabetismo, que, pese a las disminuciones logradas en los últimos 40 años, el porcentaje queda por encima del cinco por ciento de la población mayor de 15 años, que como ya dijimos, es de casi 87 millones de personas. Del 2014 al año 2015, el reporte precisa que el analfabetismo disminuyó en 1.4 puntos, ya que era de 6.9 y bajó a 5.5.
En el grupo de edad de 65 años y más, están las cifras más altas de analfabetismo y el porcentaje más alto se da en mujeres, aunque de más de 15 años y menos de 65, son más los hombres que no saben leer ni escribir. Esto a nivel nacional.
Por lo que hace a resultados de aprovechamiento, en la prueba PISA, que aplica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, que tiene como objetivo evaluar a los alumnos cercanos al final de la educación básica, para determinar el grado de conocimiento y habilidades adquiridas para su participación en la sociedad, hace ver que, en el renglón de lectura, los alumnos de México obtuvieron 423 puntos, cifra que está por debajo del promedio marcado por esa institución, que es de 493 puntos, en un escenario donde los más altos fueron Finlandia con 526 puntos y Japón con 503. 
En el caso de México, las niñas superan con 16 puntos a los niños en lectura. Por debajo de México en este tipo de evaluación están Brasil con 407 puntos, Argelia con 350.
Si estamos en mayo, cuando se celebra a los maestros y se habla mucho de educación en todas las mesas de reuniones, es indispensable que los datos siempre queden claros, para saber, cuál es el verdadero escenario, pero, sobre todo, que se tiene que superar con la Reforma Educativa y los nuevos modelos que las entidades se aprestan a seguir.
En su ejercicio sobre el panorama de la educación en México, las empresas de opinión que maneja el victorense Francisco Abundis Luna, establece que la coincidencia de acciones en un modelo eficaz que busca transformar la educación, es lo práctico, y que, cada resultado inadecuado implica una estrategia específica, con la idea de que el panorama sea positivo, sin perder de vista cinco conceptos elementales, la escuela como centro de la acción con mayor autonomía de gestión, el planteamiento de los contenidos educativos, la formación y desarrollo profesional del docente, inclusión, la equidad y la gobernanza del sistema educativo.
Son cinco puntos que están contenidos en la Reforma, y que en entidades como Tamaulipas, se trabaja en ellos para lograr los objetivos de mejorar la calidad y a lo cual están prestos los trabajadores de la educación, quienes, en este momento, están por arrancar las mesas de trabajo para negociar aumento salarial y prestaciones con motivo del Día del Maestro.

Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original La Verdad

http://www.masclaro.mx/