facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Prerrogativas patronales y resistencia obrera

Escrita el 30, Mayo del 2017

Comisión Revisora del Sindicato Independiente de Trabajadores de VW (SITIAVW) convocaron a un referéndum entre la base sindical para la propuesta gerencial de Punto de Equilibrio, un eufemismo que se refería a lo que ya en México se conocía como Banco de Horas. El referéndum atrajo la participación de 7 mil 154 trabajadores (es decir, 81.3 por ciento del total de la plantilla sindical), de los cuales 6 mil 624 rechazaron la propuesta (92.6 por ciento), 504 la avalaron y 31 anularon su voto. La relevancia de los resultados de esa votación no solo fue su alto número y la aplastante mayoría que votó por su rechazo; fue el hecho de que los trabajadores pudieron hacer valer su opinión respecto de las prerrogativas patronales que afectan las condiciones de trabajo, de vida y la capacidad adquisitiva salarial.

Pero, ¿qué razones condujeron a una participación masiva previa a las negociaciones contractuales? ¿Contra qué votaron ese 92.6 por ciento de trabajadores en Puebla? Dos aspectos saltan a la vista: 1. La posibilidad que los sindicatos independientes y democráticos generan para hacer valer la opinión del trabajador de base acompañada por el respeto irrestricto a las decisiones de la mayoría y 2. El conocimiento cabal de las implicaciones de aceptar en el clausulado contractual un mecanismo de amplio beneficio para la patronal pero altamente nocivo para los trabajadores. Dos razones imposibles de encontrar en los sindicatos corporativizados, carentes de mecanismo de consulta y respeto a la base sindical, corrompidos y desdentados ante los embates de las gerencias.

II

La primera versión del Banco de Horas en un Contrato colectivo (CCT) la encontramos con la apertura de la planta de motores que VW decide ubicar en Silao, Guanajuato. En las fases iniciales, cuando se confirmó la noticia de que VW construiría una planta de motores en México (Automotive News, 21/IX/2010), se daba por descontado que esa planta estaría en Puebla y la titularidad del contrato le pertenecería al SITIAW. Unos meses después la intervención del Ejecutivo federal en turno por medio de la STPS (cuyo titular siempre hizo manifiesta su aversión al sindicato independiente) empezó a modificar los planes. Aparecieron nuevos lugares para su instalación; Guanajuato y Coahuila. Las presiones dieron resultados; el 22 de septiembre de 2011 se publicó la noticia de que la planta se construiría en Guanajuato y no en Puebla.

Invariablemente los políticos panistas y sus aliados culparon al SITIAW de ser la primera causa de que la inversión no se quedara en Puebla; académicos de universidades privadas (siempre tan oportunos en estos casos), representantes de organismos empresariales, etcétera todos denostaron al sindicato independiente. Tomas Karig, en ese tiempo vicepresidente de Relaciones Corporativas y Estrategia de VW, resumió esas razones afirmando que se trató de “las huelgas que a través de los 50 años ha enfrentado la planta automotriz de Cuautlancingo y la escasa infraestructura que se ofreció en la región de Huejotzingo” (Eduardo G. y Aarón M. econsulta. 23/IX/2010).

III

El 12 de abril de 2012 se efectuó el depósito ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje del CCT firmado por VW, Silao, Guanajuato y un sindicato CTM. Parecía otro más, pero este tiene tres peculiaridades: 1. En la parte de las declaraciones, la No. III tiene el siguiente texto: “… Para los efectos de esta cláusula el sindicato nombra y la empresa reconoce como únicos representantes, con facultades amplias cumplidas y bastantes de administración y aplicación del presente contrato, así como la intervención en los conflictos que se susciten de carácter Colectivo e Individual, al senador de la Republica Carlos Aceves Del Olmo y a los licenciados…” (SN). ¿Qué hace un senador de la República interviniendo en los conflictos de una planta automotriz?

2.  En la página 17 se establece una cláusula transitoria de estabilidad laboral: “Con el fin de asegurar el arranque y la estabilidad del programa productivo, es necesario contar con una relación laboral estable que dé certidumbre en cuanto a la seguridad y el puntual suministro de nuestros proyectos… Por lo anterior, empresa y sindicato convienen dar revisado anticipadamente los salarios y las prestaciones… para los años 2013, 2014 y 2015, tomando como referencia el indicador de inflación que determine el Inegi…”. Este novedoso acuerdo es la base para llamar a los de su tipo: contratos multianuales, un procedimiento que ya se extiende a toda la industria.

3.  La cláusula 19 del CCT se le llama Cuentas Individuales de Tiempo y significa la aparición de un nuevo sistema de organización de la jornada de trabajo anual y el objetivo es evitar el pago de horas extras y los pagos extra por trabajar domingos y días de descanso obligatorio. El diseño gerencial transforma el trabajo extraordinario (por ley hasta de nueve horas por semana, con pago doble) en una cuenta que llaman positiva que se puede acumular hasta el límite de 100 horas en este caso. Dice la cláusula 20: “El tiempo extra será acumulado como saldo positivo en las cuentas individuales de tiempo para ser compensado posteriormente con horas de descanso ”.

En el caso de descenso de la producción, los trabajadores podrán trabajar jornadas reducidas o descansarlas, las diferencias entran a la cuenta negativa del trabajador y la empresa podrá cobrarlas extendiendo la jornada normal o trabajando en domingos y/o días festivos, si así fuera, los pagos ser harán con el valor de la hora normal.

El CCT de VW Silao, solo posible por el tipo de interlocutor con quien se pactó, significó no solamente una derrota para el SITIAVW, es especialmente una derrota para la clase obrera en tanto sienta el precedente de que las prerrogativas patronales en la industria automotriz, en este país, casi no tienen límites.

IV

El 6 de abril de 2012 la revista alemana Der Spiegel informó que Audi logró el respaldo de su firma matriz Volkswagen para construir una nueva planta en México. La noticia que flotaba en el ambiente desde mediados del año 2011 es ahora confirmada. El 4 de septiembre de ese mismo año, en un despacho de Audi desde Ingolstad, confirma que la planta se instalará en San José Chiapa México. Las negociaciones estaban lo suficiente avanzadas porque el 5 de septiembre, un día después, se deposita el CCT ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

Pero detrás de los hechos existieron presiones e intereses no solo para definir la ubicación de la nueva planta, especialmente complicadas fueron las negociaciones para decidir quién se quedaba con la titularidad del CCT. Informes de colegas alemanes nos confirmaron que en ambos casos hubo una fuerte presión del sindicato alemán (Consejo de Planta en Ingolstad), en el sentido de que la marca y el tipo de producto no requerían de ventajas espurias acudiendo a firmar el contrato con un sindicato CTM. En México, aunque como es conocido, el gobierno poblano se atribuyó el mérito de haber obtenido la inversión para Puebla, es necesario refrescar la memoria y saber que el SITIAVW tuvo una participación definitiva en este hecho.

Aunque todo parece indicar que la propuesta original del CCT es del grupo de que detenta la titularidad en Silao, la mano del sindicato independiente aparece aquí y allá. Por ejemplo: el interlocutor sindical no es como en el caso de VW Silao, un grupo de licenciados encabezados por un senador, no, aquí aparecen el “secretario general del Comité Ejecutivo General (y) los demás miembros de dicho Comité” (pág. 3). Páginas adelante, se establece el funcionamiento del Comité Ejecutivo que crece gradualmente hasta llegar a seis miembros en 2016 y 10 “al iniciar operaciones el tercer turno” (pág. 18). Un caso más es el agregado a la cláusula de Contratación de Terceros. Se dice que para evitar trabajo de terceros “El objetivo conjunto de las partes es que se tengan conocimientos por parte de los trabajadores para llevar a cabo los procesos en la empresa y que sólo en caso de que no se cuente con dicho conocimiento, se apoye en terceros” (pág. 13).

Audi es una empresa con productos de alta tecnología y el CCT establece todos los candados posibles para proteger su Know How productivo. Las cláusulas de Confidencialidad y de Derechos de Autor, Inventos y Mejoras, previene cualquier posibilidad de transferencia de conocimientos o aprendizaje industrial fuera del control de la gerencia. En este sentido, tenemos el primer CCT en México que establece claramente las limitantes para que una región pueda tener acceso al conocimiento de la alta tecnología por el solo hecho de funcionar como anfitriona de la empresa.

Pero el acuerdo de Silao se filtra gravemente por dos vías, 1. Las Transitorias, en esta ocasión fijando acuerdos salariales para el período 2016–2019 y el que “no se realizarán revisiones a la prestaciones durante dichos años” (pág. 24). 2. Audi, igual que VW en Silao, pudo imponer la modalidad de Banco de Horas, llamada aquí Cuenta Individual de Trabajo. Las horas en positivo se pactaron hasta un límite de 180 y los saldos de la cuenta individual se reinician cada cuatro años.

¿Cuál es la diferencia esencial entre el CCT de Audi y de VW Silao? sin duda, el carácter del interlocutor sindical. Ahí está la experiencia: en la larga tradición del SITIAW no han faltado los conflictos intersindicales (enconados, feroces), pero los mecanismo de resolución de esos conflictos en los sindicatos independientes se pueden arreglar atendiendo la letra de los estatutos sindicales y la capacidad de argumentación y de organización de los contendientes, eso nunca pasará en los sindicatos de Protección Patronal, donde la mano del líder sindical (léase el dueño del CCT) va actuar de manera férrea y sin consideración contra cualquier signo de disidencia.

Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original La Jornada

http://www.masclaro.mx/