facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Hay respuesta docente a especializarse en educación inclusiva, vía internet

Escrita el 12, Julio del 2017

SINADEP ◗ Jorge Alfaro Rivera, director del sistema, habla a Crónica sobre vicisitudes como la resistencia al aprendizaje virtual; sin embargo, no es el único problema, la falta de presupuesto para capacitar a más maestros en escuelas normales hace más lento el proceso◗ Actualmente, dijo, ofrecen 118 cursos, tres diplomados y una especialización enfocados a detectar y atender a alumnos con alguna discapacidad

 Cada vez es mejor la respuesta de los maestros en México a profesionalizarse vía internet, aún con algo de resistencia a lo virtual; sin embargo, continúa avanzando en este rubro digital, dijo en exclusiva a Crónica Jorge Alfaro Rivera, director general del Sistema Nacional de Desarrollo Profesional (Sinadep).

Al preguntarle sobre el tiempo que tomará capacitar completamente a los maestros en México para que puedan implementar la Nueva Estrategia de Inclusión Escolar, para detectar a niños con discapacidad e impartirles educación en el aula tradicional, indicó que es un proceso largo y debe empezar en las escuelas normales, de ahí que Sinadep está accediendo a varias normales.

El otro tema, dijo, es presupuestal y se requieren más recursos para formar a más docentes. “Si tuviéramos más recursos podríamos impactar a más maestros; y es importante mencionar que la SEP solo anunció la estrategia, pero no tiene nada en forma para la formación continua y mucho menos para el desarrollo profesional y apenas el jueves sabremos si hará algo en las Escuelas Normales”.

Sabe de lo que habla, pues Alfaro Rivera es profesor normalista, licenciado en Educación Especial, en el área de Trastornos de Audición y Lenguaje; maestro en Pedagogía, doctor en Ciencias de la Educación y doctor en Educación, con énfasis en Investigación Educativa.

A través del Sinadep, puede ofrecer de cien a mil lugares por curso para estos propósitos, ya que sus tiempos de inscripción duran entre 2 y 5 minutos.

La Secretaría de Educación Pública, dijo, publicó sus resultados sobre las instituciones que podrán apoyar en la formación continua y Fundación Sinadep quedó entre las 19 seleccionadas.

Dijo que la oferta Sinadep ya es de 118 cursos, tres diplomados y una especialidad, además de dos espacios virtuales con contenido, estrategias y materiales curados (evaluados y seleccionados por un comité técnico) que son de libre acceso y, al igual que los otros cursos, gratuitos.

—¿Cómo capacitará el Sinadep a sus profesores agremiados en México para implementar la Nueva Estrategia de Inclusión Escolar?

—Implementamos una estrategia de formación inicial, continua y desarrollo profesional, que consta de cursos de 40 horas y dos diplomados al año; tendremos una especialidad a mediados de 2018, a más tardar en el inicio de ciclo escolar, y una maestría en alianza con otra institución.

La función social del maestro en el proceso de la Estrategia de Inclusión Educativa es determinante, por la influencia que ejerce desde su encargo.

Existen múltiples personajes a lo largo de la historia de México que con su intervención enriquecieron la educación, sus procedimientos y sus alcances. Algunos destacados maestros son: José Vasconcelos, Jaime Torres Bodet, Agustín Yáñez, Antonio Caso, Aurelia Guevara, Columba Rivera, Dolores Rubio Ávila, Gabino Barreda, Guadalupe Sánchez, Ignacio Manuel Altamirano, Lauro Aguirre, Ma. Asunción Sandoval de Zarco, María Lavalle Urbina, Matilde Montoya, Soledad Régules y Vicente Lombardo Toledano, entre otros.

También los docentes. Los docentes viven igualmente la condición de discapacidad. Conforme a los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2014 del INEGI, 3.7 por ciento de los docentes reportó alguna discapacidad, porcentaje menor al registrado por el resto de los ocupados (6.1 por ciento). De estos ocupados con alguna discapacidad, enfrentan problemas para oír aún usando aparato auditivo, dificultades ya sea para caminar, moverse, subir o bajar, o bien tienen limitaciones para ver aun usando lentes.

Para Teresa Sánchez Gómez, quien fue maestra y directora del Centro de Atención Mútiple (CAM) No. 76 en la Ciudad de México y actualmente es miembro del Consejo de Maestros ABC y ganadora del “Premio ABC 2008, maestros de los que aprendemos”, el término, mal empleado en el uso cotidiano, se ha enfocado principalmente al acceso y permanencia en la escuela.

Esto, asegura en uno de sus artículos publicado en el portal Animal Político, provoca que las estadísticas gubernamentales arrojen un frío conteo de cuántos alumnos en desventaja asisten a la escuela y lo contrasten con cuántos no desertan, presentando esto como un éxito de la inclusión.

La inclusión real, dice, es aún un sueño, un esperado final feliz para todos esos alumnos que ejercieron su derecho a graduarse, pero no su derecho a participar y a aprender en las escuelas; son aquellos que ingresaron con una característica que se tomó como desventaja en un sistema construido a partir de jerarquías y distinciones: su género, sus características biológicas o el fenotipo que presentan, su etnia, nivel económico, religión o cultura, todos pueden ser motivos para convertirse en “el otro”.

Para Sánchez Gómez, la verdadera utopía no es la inclusión, sino la lejana naturalización de la diversidad; la mirada sin jerarquías, la abolición de los pretextos para negar el derecho a ser de los demás.

El trabajo titánico, entonces, no está en enseñar a un niño con discapacidad, sino en enseñar a las personas a aceptar la diversidad como algo natural, para que ya no sea necesario hablar de inclusión sino de convivencia.

Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original La Cronica

http://www.masclaro.mx/