facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


La Reforma educativa depende de la voluntad política: Aurelio Nuño

Escrita el 27, Julio del 2017

Sobre sus hombros recae uno de los deberes más complejos e históricos a los que se ha enfrentado un funcionario público en los últimos 60 o 70 años: Lograr que México, en el largo plazo, abandone el rezago en el que se encuentran millones de niños y jóvenes y así, por fin, tener la educación que se requiere para que nuestro país verdaderamente se inserte en este globalizado mundo tan competitivo y tan canibalizado.

¿Cuál es el diagnóstico real de la educación básica pública en México?, ¿los rezagos sí son tan terribles en este rubro?

Hoy tenemos uno de los sistemas educativos más grandes del mundo, con más de 36 millones de alumnos, 2 millones de docentes y 250 mil escuelas y nuestro gran logro es que hoy tenemos una cobertura prácticamente del 100% de primaria y secundaria, y más del 80% en la educación media superior. Sin embargo, el reto ahora es la calidad. Por ejemplo, los resultados más recientes de la prueba PISA muestran que en los últimos 15 años no hemos visto mejoras significativas en los resultados de México. Esta es una muestra de que nuestros niños y jóvenes no desarrollaban los aprendizajes necesarios para ser exitosos.

Por otra parte, la asignación de plazas para los maestros se hacía de manera opaca y de acuerdo a criterios discrecionales. El Estado mexicano no conocía el número de maestros, alumnos y escuelas sino hasta después de que hicimos un censo, y a pesar de que todos sabíamos que las escuelas tenían muchas carencias, fue también gracias al censo que pudimos tener certeza sobre sus condiciones. Todos estos factores tenían graves consecuencias en el aprendizaje de los niños.

¿Esos proyectos transexenales que respiran y transpiran la filosofía del borrón y cuenta nueva no ponen en riesgo un proyecto a largo plazo cuyos primeros resultados tangibles serán hasta dentro de 20 años?

Es cierto que el Nuevo Modelo Educativo (NME) es un proyecto que necesitará tiempo para ser una realidad en cada escuela del país. Estamos hablando de una transformación de fondo de cada uno de los elementos del sistema educativo: el funcionamiento de las escuelas con mayor autonomía de gestión, la mejora de su infraestructura, la formación y el desarrollo de los maestros así como la manera en la que participan junto con padres de familia y autoridades en el proceso de aprendizaje. Todo esto nos permitirá garantizar el derecho de todos los niños a una educación que les permita desarrollarse plenamente, sin importar su origen o contexto.

Si bien se trata de un proyecto de largo alcance, ya estamos viendo resultados muy alentadores. Con la creación del Servicio Profesional Docente, ahora los maestros obtienen sus plazas a través de un proceso transparente y exclusivamente basado en el mérito, dejando atrás viejas prácticas como la compra y herencia de plazas.

Aficionado de hueso colorado de los Pumas de la UNAM y amante de los tacos al pastor, Aurelio Nuño, cuando era niño, acudió a una escuela donde no había tareas, no había exámenes, no había calificaciones y donde los estudiantes aprendían a razonar y a pensar por sí mismos. Quizá sea por esto que hoy su principal interés sea que todos los niños y adolescentes de nuestro país aprendan a aprender y que, de una buena vez por todas, se olviden de memorizar fechas y datos sin entender cómo es que realmente suceden las cosas.

Dada la actual coyuntura del país, es de suponerse que el tiempo apremia para que México dé un giro de 180º en materia educativa…

Ese giro de 180° del que hablas es precisamente lo que hicimos con el NME. Lo que hay que hacer ahora es que México avance en esa dirección con firmeza y constancia. Hoy, tenemos una oportunidad única: Por primera vez en mucho tiempo y gracias a la visión del Presidente Enrique Peña Nieto contamos con el andamiaje normativo e institucional, así como con la voluntad política para transformar de fondo nuestro sistema educativo, pues México tiene un enorme potencial y la educación es la vía para detonarlo.

¿Cuál será el obstáculo más complicado que deberán enfrentar Aurelio Nuño y los próximos secretarios de Educación Pública para que esta reforma educativa y los instrumentos que de ella se desprendan sean respetados y conservados?

Como te lo comentaba, México tiene el quinto sistema educativo más grande del mundo. Sin duda el reto más complicado es que el Modelo no sólo se conozca en todo el país y sea comprendido, sino que lo pongan en práctica todos los actores involucrados, empezando por nosotros las autoridades,pero también los docentes, los directivosy los padres de familia.

México es un país muy diverso y para hacer realidad este nuevo Modelo es necesario tener en cuenta las particularidades de cada entidad y de cada comunidad educativa y de los diferentes contextos y necesidades de los estudiantes. Pero sobre todo, el éxito de este gran cambio depende de la voluntad política para darle continuidad. Sin duda siempre hay resistencias, nos es fácil y toma tiempo, pero otros países que han emprendido transformaciones similares nos han demostrado que la educación es el camino

Por las nuevas exigencias, 263 escuelas normales públicas en México deberán implementar deberán tener un reglamento meritocrático con lineamientos de contratación y promoción que permitirán construir una planta docente de excelencia.

Ante una alternancia deberá blindarse de tentaciones políticas todo aquello que venga aparejado con la Reforma Educativa y el NME, ¿cómo se logra un asunto tan delicado como éste, se cabildea?

Por supuesto que existe el riesgo de la llegada de un gobierno que no comparta la visión de este cambio educativo. Sin embargo, esta transformación y el NME son producto de un reclamo social, de un gran consenso y de un proceso que inició con un cambio en la Constitución

Al ser hijo de una académica universitaria (la doctora Leticia Mayer Celis) y un prestigioso arquitecto (Aurelio Nuño Morales) se sobreentiende que para el Secretario de Educación Pública lo más valioso del proceso educativo será poner en su justa dimensión e importancia a los protagonistas de tan trascendental sinergia: los alumnos, los profesores, a los maestros de los maestros, los padres de familia y, obviamente, al magisterio…

¿Qué incentivos requerirán los docentes para que se convenzan de que ellos son la piedra angular de la reforma educativa?

Estamos muy contentos con la jornada y sus resultados, pero sobre todo por la alta participación. Tan sólo en Chiapas tuvimos una asistencia del 94%, mientras que en Michoacán fue del 97%, en Oaxaca del 90% y en Guerrero de más del 80%. Estos números, más allá de cifras, nos confirman que la gran mayoría de los maestros empezaron a darse cuenta que muchas de las cosas que les decían sobre la evaluación no eran ciertas. Cuando empezaron a ver las ventajas de ganarse una plaza por su propio mérito y que evaluarse no significaba perder su empleo, sino que les permitía subir su sueldo y tener capacitación de acuerdo a sus necesidades, se convencieron por sí mismos.

¿Qué le dice a aquellos cuya visión es demasiado corta y que en lugar de ver la fotografía completa de esta misión, solo están pensando que su esfuerzo está encaminado a una aspiración presidencial?

Para mí, el único futuro es el de los niños y jóvenes de México. Todo mi esfuerzo y atención están puestos en sacar adelante esta gran responsabilidad que me encomendó el Presidente. Lo que tenemos enfrente es una de las oportunidades más importantes que hemos tenido en décadas como nación. Esa es una gran responsabilidad que no debemos perder de vista.

Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original OEM

http://www.masclaro.mx/