facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Educación envuelta en venganza

Escrita el 31, Agosto del 2018
Inició el Ciclo Escolar 2018-2019. Diferente. ¡Muy diferente!
Enrique Peña Nieto no inauguró el nuevo periodo de estudios, como parte del tradicional acto protocolario llevado al cabo durante décadas en el turno matutito, porque a partir del primer día de clases cedió “la imagen y el poder presidencial” a Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional. Acompañado de miembros de su gabinete. Con la presencia de invitados de los sectores público y privado. Con la cobertura de los medios de comunicación. Ante la opinión pública.
La misma mañana del regreso de millones de estudiantes a las escuelas de los diferentes grados de estudios, también apareció La Maestra; no la del salón de clases. ¡No! La Maestra que a nombre de la política y del poder distorsionó la educación pública. La Maestra que entorpeció el derecho a la educación de generaciones que luchan, en la actualidad, por lograr una mejor calidad de vida, pero con un perfil bajo en su formación escolar. La Maestra que orgullosamente sentenció que la reforma educativa se vino abajo, porque para ella la educación está en sus manos. La Maestra apareció, como siempre, con su postura maligna. La maestra Elba Esther Gordillo Morales.
El encuentro público entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador significó un importante acto de educación, porque ante un país hecho pedazos por la corrupción, la impunidad y la violencia, factores que lo “transformaron” en el “cementerio nacional”, el proceso de transición entre el Presidente de México y el Presidente electo de México está dándose en un estricto marco de civilidad. No es para menos, debido al descontento nacional que originó la estrepitosa derrota de un sistema político soez y vulgar.
Esa mañana (20 de agosto) Elba Esther Gordillo enalteció su “figura política” porque regresó a la “vida pública” al derrotar a la justicia, porque está absuelta de los cargos por delincuencia organizada y lavado de dinero que la mantuvieron aparentemente en la cárcel durante la mayor parte del actual sexenio. Su carácter y su figura, ambos malignos, denostaron que La Maestra manda en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).
Andrés Manuel López Obrador exhibió a Enrique Peña Nieto ante la opinión pública nacional, como el hombre que ya perdió la conducción de la nación. La reforma educativa será anulada una vez iniciado su mandato, ya que habrá nuevos acuerdos para retomar el rumbo de lo que debe ser un completo aprendizaje; lo anterior, como un estricto derecho de todos los mexicanos. Todo un sexenio perdido en educación, cuyas consecuencias serán muy lamentables por los falsos cimientos construidos que derrumbarán los ámbitos social y económico.
La mañana fue el momento que estableció Elba Esther Gordillo para transmitir sus energías creativas, pero negativas para reiterar los daños y producir una identidad como sujeto del daño. Formas extremas, persistentes y malignas para retomar un movimiento social que sería muy contraproducente. Ya empezó a unir fuerzas para actuar en consecuencia. ¡Contra la niñez! ¡Contra la educación! ¡Contra la libertad de expresión! ¡Contra México!
Inició el Ciclo Escolar 2018-2019.
Ese mismo día, Andrés Manuel López Obrador “enterró” la reforma educativa. Ese mismo día, Elba Esther Gordillo “derrumbó” la reforma educativa.
Transformación que se escribió con letra muerta.
Ahora, la educación está a merced de la política, bajo la figura del Presidente electo de México. Ahora, la educación está a merced del poder, bajo la figura de La Maestra. ¿El primero permitirá la maldad de la segunda? Ella, nos ha enseñado a no ser como ella. Sin embargo, el sistema político soez y vulgar la encumbró, y ha vuelto con graves actitudes de soberbia y venganza.

Reenviado por Redacción / #MásClaro.
Nota original Diario Yucatan
http://www.masclaro.mx/