facebook_cono icono_twitter google-plus-icon-100x100 icon7 flickr_logo icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Se acabó la Reforma Educativa de Peña Nieto; Y qué habrá en lugar de ella

Escrita el 12, Noviembre del 2018

Desde el punto de vista de Andrés Manuel, la reforma educativa va a sufrir, según la iniciativa personal que él presentará, tres circunstancias diferentes: será cancelada, abrogada o derogada. Éstas expresiones significan en primer lugar que cancelar es que no produzca ningún efecto. Es decir desaparecerla íntegramente; abrogar en términos jurídicos quiere decir que a las normas jurídicas en las que tutelan la reforma se les quitará su validez total, es decir es como equivalente a su cancelación; desde el punto de vista jurídico sería el fenómeno más apropiado hablar de abrogar que de cancelar; y la que se puede abrigar alguna esperanza de que produzca efectos jurídicos es la derogación, porque desde el punto de vista estrictamente jurídico derogar significa quitarle validez parcial a una ley, que llevada a la reforma educativa sería quitarle un poco de su fuerza o hacerle modificaciones, dejar vigentes algunas cuestiones según lo que López Obrador quiera y que la reforma educativa vieja de Peña Nieto surta algunos efectos; lo más probable es que prevalezca la cancelación o la abrogación.

A estas cuestiones surge una interrogante, ¿qué necesita México en educación en general?. En primer lugar si hablamos de primaria, es muy importante que quienes tienen esa obligación, es decir los maestros de ese nivel implanten, logren, alcancen el hábito de la lectura en sus alumnos, porque si desde ese nivel no les despiertan un amor por la misma tendrán graves problemas; por otro lado si esos profesores no están bien preparados y ellos mismos cometen faltas de ortografía al hablar, imagínense ustedes qué podrá pasar con niños que reciban enseñanza de profesores, que no estén lo suficientemente preparados para que al terminar la primaria sepan leer y escribir y además adquieran los conocimientos elementales por ejemplo de aritmética, de geometría y otras materias que se dan en la primaria.

Pero esa preparación de los niños para entrar la secundaria exige que lleguen con más elementos para seguir superándose, desde este punto de vista vale la pena señalar que los maestros necesitan actualizarse; es decir, certificarse que están en el nivel y sobre todo y quizá ésta sea una de las virtudes del sistema anterior que haya una evaluación, porque maestro, alumno o persona que no está sometida a un examen generará muchísimos problemas, porque es muy importante que las personas tengan la capacidad de seguir creciendo y tanto los que enseñan como los que aprenden, para que estén mejor preparados unos y otros y esto se reflejará, que en la secundaria con materias como matemáticas, física, biología, estén muy preparados y la puedan hacer mucho mejor. De aquí la tragedia se puede generar si en las preparatorias no hay los niveles elevados, suficientes, para que quienes ingresen allí, sepan y estén preparados como consecuencia de lo que ya traen de primaria y secundaria, porque es evidente que muchas veces la herencia en educación pedagógica, que se deja a nivel de preparatoria y después a nivel superior es muy grave en función de la deficiencia de los maestros. En este caso es importante considerar que si bien habrá una reforma no se pierda de vista que la evaluación hace que maestros y alumnos se pongan a estudiar.

Y de la preparatoria o los colegios de ciencias y humanidades que tan graves problemas han generado en la actualidad, es evidente que es producto de la improvisación, de malos maestros, de autoridades que no están al pendiente, y que en un momento dado si no evalúan, sino vigilan, sino están al pendiente de sus alumnos van a tener problemas gravísimos; y la otra parte trascendente es que a nivel superior las personas necesitan ser la respuesta a las necesidades del país en las diferentes áreas del conocimiento. No es posible que simple y sencillamente se diga que se van hacer muchas escuelas -¿de dónde van a sacar los maestros?- o que en las actuales los profesores no sean evaluados para que estén al día en la impartición de conocimientos, entonces desde el punto de vista profesional será muy importante que haya un análisis de la problemática que padece el país de qué clase de profesionistas y técnicos necesita para resolver esos problemas, y no simplemente decir, “con que logren un título”; el título no da de comer, es necesario que esas carreras sean la respuesta a las necesidades, a las necesidades, a las modificaciones, a lo que el país necesita para que los alumnos o las alumnas en esos niveles estén perfectamente preparados sobre todo con buenos maestros. Insistimos a nivel profesional los médicos, los ingenieros, los técnicos, los abogados, los economistas y todos quienes participan en el desarrollo del país, deben estar evaluados, certificados por su propio profesor, pero aquí surge otra cuestión, quién califica al calificador; quién evalúa al evaluador; quién va a dar fe de los conocimientos y la capacitación del maestro que está formando a los niños, a los adolescentes, a los adultos, para tener una profesión digna, decorosa y que les permita salir del subdesarrollo intelectual, económico, social en que se puedan encontrar; por ello insistimos en que no es cuestión ni de moda sexenal de decir simple y sencillamente la reforma actual se cancela, se abroga o se deroga, porque es la inversión y es el término que uso; no gasto, la inversión que el Gobierno Federal y los Gobiernos Locales hagan en educación pública y de todos los niveles, redundará en beneficio del país y sobre todo de que podamos salir de este el más grave subdesarrollo que es el intelectual. En esas condiciones debemos insistir, en que no se debe de manera general eliminar la reforma, sino ver de ésta qué sirvió, qué es lo que no, y hacer una modificación que beneficie a los niños de primaria, de secundaria, preparatoria y nivel superior.

Director de la Programación Digital de la Revista de Derecho Familiar “Pater Familias” de la UNAM.


Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original El Sol de México

http://www.masclaro.mx/