facebook_cono icono_twitter icon7 icono instagram icono instagram
  
 
Captura de pantalla 2016-08-17 a las 12.46.19


Programa de certificación laboral

Escrita el 20, Diciembre del 2019

Ante los cambios que vive el país en materia laboral, se debe contar con un plan de trabajo y aterrizarlo, opina Moisés Kalach.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) propuso al gobierno de México crear un programa de certificación laboral para cumplir con las disposiciones en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“La idea es tener una certificación de cumplimiento laboral”, adelantó Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico para las Negociaciones Internacionales del CCE.

“Ya los clientes nos ponen ciertos estándares que hay que cumplir”, añadió Kalach, en referencia a que empresas instaladas en América del Norte piden cumplir ciertas certificaciones gubernamentales o ciertas condicionantes vinculadas al ámbito del trabajo para poder adquirir productos o servicios.

Pero la certificación laboral que sugiere este consejo empresarial estaría enfocada en el cumplimiento de cláusulas específicas establecidas en el T-MEC.

El CCE programa presentar formalmente al gobierno mexicano esta y otras propuestas a principios del 2020.

Kalach destacó que el ecosistema laboral mexicano está en un proceso de cambio, ya en curso con la implementación de la reforma laboral, y con fuertes cambios en el corto plazo, si se ratifica el T-MEC. “Tenemos que hacer un plan de trabajo y aterrizarlo”, enfatizó Kalach sobre la modernización del ecosistema laboral mexicano. “Es un reto e implica un foco amarillo”.

Según él, los mayores riesgos a evitar son dos: que no se implemente correctamente la reforma laboral en los próximos cuatro años e impedir que sindicatos de Estados Unidos quieran dañar la competitividad de México.

El plan de trabajo debe poner “en sintonía” los cuatro pilares participantes: el gobierno, los trabajadores, las empresas y los sindicatos.

El T-MEC incluye un anexo relativo a la implementación de la reforma laboral de México en relación con la negociación de contratos colectivos de trabajo.

En particular, el anexo obliga al gobierno mexicano a incluir disposiciones en su legislación interna que aseguren que, previo al registro inicial de un contrato colectivo de trabajo o durante la revisión del mismo, mediante el voto individual y secreto de los trabajadores, que el contrato cuente con el apoyo de la mayoría de los trabajadores.

Los casos de acción o inacción sostenida o recurrente en la aplicación de la legislación laboral por parte un gobierno, que afectan al comercio y la inversión, se sujetarán al mecanismo de solución de controversias del Tratado.

Se permite no sólo elevar aranceles, sino también el bloqueo de exportaciones de un país a otro país en la región, si se reiteran violaciones laborales por parte de una instalación manufacturera, de servicios o que involucre a la minería.

Establece un panel expedito para ciertas violaciones en materia laboral, cuando involucren incumplimientos al tratado referentes a la aprobación de un líder sindical y a la constitución o modificación de un contrato colectivo.


Reenviado por Redacción / #MásClaro.

Nota original El Economista