Escrita el: 2020-08-10 17:20:20

El cierre de escuelas y su impacto en el acceso a educacin tendr costos a largo plazo en la desigualdad. El riesgo es que toda una generacin ?de nueva cuenta la ms pobre? arrastrar menores competencias e ingresos laborales a lo largo de su vida, advirti el Banco Mundial (BM).

En Mxico, al menos 21 millones de nios estn en pobreza, condicin que se ampla entre la poblacin indgena, donde ocho de cada 10 la vive. Dichos nmeros son reflejo de un sistema educativo atravesado por una "discriminacin estructural" antes de la pandemia de Covid-19, explic Juan Martn Prez, director de la Red por los Derechos de la Infancia en Mxico (Redim).

Al respecto, el BM apremia a una respuesta amplia para garantizar el acceso equitativo a la educacin en pases de ingresos bajos y medios, como Mxico. ?Los nios que necesitan ms enseanza para salir de la pobreza sern quienes probablemente estarn ms privados de ella debido a la crisis (?), ya que slo los estudiantes de familias ms acomodadas y educadas tendrn apoyo para seguir aprendiendo en casa?.

El organismo alert que la combinacin de una "masa de poblacin joven con perspectivas de pobreza puede ser explosiva", debido a que "la enseanza est relacionada con tasas ms bajas de criminalidad que en otros lugares, como en Mxico, donde la alta desercin de la escuela secundaria termina en jvenes atrapados en la violencia de la guerra contra las drogas".

En entrevista, Martn Prez subray que entre las primeras causas que ampliarn esa desigualdad est el acceso a la tecnologa. La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologas de la Informacin en los Hogares documenta que en todo rubro el rezago se impone en los entornos rurales y en los hogares de menores ingresos. No slo hay carencias en el acceso a una computadora e Internet, sino tambin el contar con una televisin digital e incluso energa elctrica.

El ao pasado haba 19 millones 881 mil 282 hogares sin computadora; en ellos, 53 por ciento argument falta de recursos econmicos para tener una y en 16.5 por ciento ms se dijo no saber cmo usarlas. Incluso, entre quienes dijeron contar con una, pero no Internet, 50.7 por ciento explic que se deba a falta de recursos y 15.9 por ciento expuso que no hay infraestructura para llevar el servicio a esa comunidad.

La televisin ?medio que se usar en el pas para brindar el servicio educativo? es el aparato de mayor distribucin en los hogares del pas. Pero el acceso a sta tambin gira en torno a la localizacin e ingresos. En zonas urbanas 94.6 por ciento tiene acceso, frente a 85 en las rurales. En hogares de recursos altos llega a 96.9 y en bajos se queda en 83.

Adicionalmente, entre los 33 millones 33 mil 882 hogares con un televisor, 17.2 por ciento ?que equivalen a 5 millones 694 mil 985? no cuenta con seal digital, la cual permite tener acceso a los canales que transmitirn la clases pblicas. En poblacin de bajos recursos esa proporcin va hasta 27.7, prcticamente seis veces el 5.1 de hogares con mayores ingresos.

El BM report que si bien "los mejores programas" de intervencin en el sistema educativo "han aprovechado plataformas (como televisin, radio y telfonos celulares) que pueden llegar a cada nio, independientemente del ingreso familiar", son necesarias tambin ayudas financieras para "estudiantes en riesgo" y campaas de reinscripcin para evitar la desercin escolar.

Al reportar que en Amrica Latina y el Caribe, incluso en herramientas bsicas para estudio como un escritorio, hay una brecha de 41 puntos porcentuales entre un hogar de ingresos bajos y altos, el BM advirti: "Cuando reabran las escuelas, los nios ms vulnerables se encontrarn incluso ms atrasados en comparacin con sus pares".

Sobre el tema, el director de la Redim explic que el programa educativo emergente se queda corto en garantizar el acceso a la educacin. Adems de tejer un plan con los proveedores de servicios de telecomunicacin para bajar el costo del servicio a los hogares, es central la conciliacin laboral con la dinmica escolar para que se d flexibilidad en el trabajo a los padres y los menores no queden solos en sus casas, enfatiz.

Por el momento, agreg, 5 millones de nios y adolescentes se encontrarn fuera del sistema educativo. La mitad de ellos, mujeres jvenes que en su mayora dejan de cursar el bachillerato, en parte por razones econmicas. El riesgo est en profundizar esta desigualdad de gnero, sostuvo.

"Es posible prever que quienes ya no van a regresar a la escuela, se van a tener que quedar a cuidar a los hermanos, prepararles la comida e incluso acompaarles en trminos acadmicos van a ser las hermanas mayores, mujeres adolescentes, por la cultura machista que tenemos en este pas", recalc.

Reenviado por Redacción / #MásClaro

Ir a la nota original